Así es por dentro la casa más cara del mundo