Festival de Venecia 2017: un retrato de estilo